RESOLUCION DE PROBLEMAS

Técnica mediante la cual se hace que el sujeto piense y exprese en voz alta cómo debe conducirse ante una situación determinada. Un problema es «el fracaso para encontrar una respuesta eficaz». La solución de problemas es útil para reducir la ansiedad asociada a la incapacidad para tomar decisiones. Sirve también a sujetos en crisis, o bien a los que están terminando el tratamiento y deben aprender a manejarse ellos mismos. Siguen los siguientes pasos:

1. Identificación del problema: ¿Qué me preocupa?.
2. Seleccionar objetivos: ¿Qué quiero conseguir?.
3. Búsqueda y elaboración de alternativas: ¿Qué puedo hacer?.
4. Consideración de las consecuencias: ¿Qué podría ocurrir?.
5. Toma de decisiones: ¿Qué debo decidir?.
6. Puesta en práctica: Lo voy a llevar a la práctica.
7. Evaluación: Cuáles han sido los resultados.

Una vez definido el problema en cuestión y por lo tanto planteada la meta a alcanzar, habrá que seleccionar alternativas que, para que se asuman como propias, será precisa la participación activa del sujeto en cuestión. En esta fase será, por lo tanto, de gran utilidad técnicas como la «lluvia de ideas» (tormenta de ideas, brainstorming) que afloren diferentes alternativas que en ningún caso deben ser criticadas, ni comentadas con sarcasmo. Tras la recogida de ideas se valorarán una a una considerando cuáles serían sus consecuencias y en función de ellas se seleccionará la/as alternativa/as más indicada/as.

Muchas han sido las variaciones de esta técnica. A continuación expondremos una aplicada al contexto educativo de M. Vera: Uno de los fines básicos de la docencia es brindar las condiciones adecuadas para que los educandos logren aprendizajes significativos. Los métodos y las técnicas didácticas son importantes, pero deben ser seleccionados de forma racional y crítica, es decir, debemos saber qué aprendizajes queremos lograr, con qué posibilidades del educando contamos (habilidades, afectividad, actitudes, etc.), con qué instrumentos materiales contamos, por qué escogemos una u otra técnica, qué podemos esperar de ella...

Un problema es una situación que implica un no saber, o bien, una incompatibilidad entre dos ideas. También debe existir una necesidad por resolverlo, pues si no, no sería un problema y, por tanto, este tiene que tener un carácter de obstáculo para alcanzar una meta, que es su resolución. Es preciso tener presente que la misma situación puede ser un problema para el educador y otro distinto para el educando, pudiendo haber una gran distancia entre ambos. Los problemas prácticos están motivados por una necesidad de actuar, resolver una situación concreta, mientras que los problemas «intelectuales» están motivados por una necesidad de comprender, de saber, de conocer.

Las fases de la resolución de un problema, siguiendo a Dewey, pasa por cinco etapas:

1. Reconocer el problema: El sujeto se da cuenta que hay un problema.
2. Aclarar el problema: Una vez percibido en términos generales, se busca precisar qué resultado debe alcanzarse, qué se sabe o qué recursos hay para resolverlo.
3. Proponer una hipótesis para resolver el problema: Establecer un curso de acción para resolverlo.
4. Inferencia de la hipótesis: Uniendo la hipótesis y los hechos relevantes que le son conocidos, el sujeto infiere lo que se desprende de la hipótesis que él considera.
5. Verificación de la hipótesis: Las conclusiones de la hipótesis se verifican con hechos conocidos o con otros producidos por experimentación, para ver si se confirma o no la hipótesis.

Una hipótesis es una respuesta sugerida, una suposición elaborada sobre la base de hechos presentes en la situación original donde el problema surgió. Puede haber varias hipótesis para resolver un mismo problema, y la primera suele aparecer de forma espontánea en la mente, siguiendo luego otras. Las hipótesis provienen de tres fuentes:

· Experiencias pasadas individuales específicas: Esto es cierto tanto en sentido negativo como en su sentido positivo. Según Thorndicke, en primer lugar hay que tener presente que no siempre tener conocimientos implica saber usarlos, o sea, habilidad para saber seleccionar, relacionar y organizar el saber en función de la resolución de un problema. En tal sentido debe distinguirse el aprendizaje significativo del aprendizaje repetitivo (entre otras cosas, el primero permite la posibilidad de transferir lo aprendido a nuevas situaciones). Además, en segundo lugar, la forma en que se adquirió el conocimiento influye sobre la aptitud para aplicarlos en la resolución de problemas.


· Maduración individual y habilidad intelectual: Madurez intelectual y riqueza de información irían paralelas, pero además de la experiencia se requiere una facilidad para aprender relaciones entre objetos o conceptos. Según Torrence, todos tenemos en grado variable un pensamiento divergente y un pensamiento convergente. El primero es la capacidad de percibir lagunas, usar caminos diferentes para resolver un problema apelando a recursos propios. El segundo implica resolver problemas usando recetas que se le han enseñado o que obedecen a la tradición. El pensamiento divergente es una capacidad innata, cuyo desarrollo es inhibido por la educación sistematizada.

 

 

 

Imagen

Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES-AS

Matricula:  ofertas y descuentos
Diploma acreditativo.


FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion



 

Tambien para Latinoamerica






imagen animacion servicios educativos y tiempo libre


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es

 
http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03



Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram





Directorio de Cursos, Masters y Postgrados - ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE


Virtual-Formac.com